jueves, 6 de diciembre de 2012

Masca, masca, mascarillas


¡Hola de nuevo!

Hoy he pensado hablaros de las pobres y olvidadas mascarillas. Esa cosa que tiras nada más usar, y que es un completo engorro.



Ya hemos hablado en alguna que otra entrada de su necesidad (quirófano fashion week) pero, ¿sabemos cuales son los tipos de mascarillas que existen? Si no trabajáis en un ámbito hospitalario, la respuesta probablemente sea No. Pues yo os cuento y simplifico.

Hay dos tipos de mascarillas. Si, amigos míos, solo dos. Después cada tipo puede aparecer de varias formas, pero en ámbito general son:

Mascarillas Quirúrgicas o de higiene: las míticas que todo el mundo ha visto. Sirven para proteger al ambiente de los microrganismos que exhalamos al respirar, toser o estornudar, es decir, tienen una función protectora de dentro a fuera. Son las que se usan en los quirófanos para evitar la contaminación de la herida.



En este caso, al espirar aire, este impacta frontalmente y a gran velocidad contra la cara interna de la mascarilla, y las partículas (que son relativamente grandes), quedan atrapadas ahí. Incluso si se escapa algo de aire por los bordes no importa, ya que estas grandes partículas no son capaces de seguir el flujo del aire y no llegan a salir de la mascarilla, evitando así un gran número de infecciones.

Mascarillas de Protección o Respirador: no son tan vistas, ya que son más caras. Sin embargo, al contrario de las anteriores, se pueden usar durante varios meses sin tener que tirarlas a la basura. Con estas mascarillas nos protegemos a nosotros mismos de microrganismos presentes en el ambiente.


En este otro caso, el aire exterior impacta bien distribuido y a poca velocidad contra la mascarilla, que retiene pequeñas partículas. El filtro central de la mascarilla realiza un proceso de filtración muy elaborado que no os voy a explicar en este momento.

Es muy importante que la mascarilla esté bien ajustada a la cara, ya que en este caso, la entrada de aire por los bordes podría traer consigo partículas pequeñas que sí pueden seguir el flujo del aire y dejarnos expuestos.

Cabe destacar que, al contrario de lo que podáis pensar, las mascarillas quirúrgicas no protegen contra partículas del aire exterior. Es cierto que no dejan pasar a la totalidad de las partículas, pero mientras las mascarillas quirúrgicas limpian el aire exterior en un 1,5-3%, los respiradores lo hacen un 4-50%.

Hasta aquí estas mascarillas. Pasadlo bien y ¡no os olvidéis de comentar!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Free First Aid Cursors at www.totallyfreecursors.com